Tras el operativo que permitió el ataque al micro de Boca, renunció el compadre de Angelici, Martín Ocampo

Tras el operativo que permitió el ataque al micro de Boca, renunció el compadre de Angelici, Martín Ocampo

Para encontrarnos

La información fue confirmada a Télam por voceros de la jefatura de Gobierno de la Ciudad, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta. El domingo, Larreta había asegurado que los incidentes fueron “consecuencia de la lucha contra los barrabravas” ya que el día anterior al partido se había hecho un allanamiento en el que le secuestraron 300 entradas y 10 millones de pesos a uno de los jefes de la barra brava de River Plate. Sí; justo un día antes de la superfinal el Gobierno de la Ciudad y la Justicia decidieron avanzar sobre un mal que afecta al fútbol desde hace más de 50 años.

“El problema acá son las barras bravas, que son mafias enquistadas en el fútbol hace más de 50 años y que son los que generan estos incidentes”, afirmó Larreta, quien dijo que el gobierno de la Ciudad lleva adelante “un gran desafío” de “ir a fondo contra esa mafia, pase lo que pase y cueste lo que cueste”, dijo. Pero no dedicó frases hechas para referirse a la clara manipulación del operativo que, de mínima, permitió el ataque al micro xeneize.

El ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, renunció en la tarde de este lunes a su cargo tras el fracaso del operativo de seguridad que se montó el sábado para la final de la Copa Libertadores de América, y que desembocó en la suspensión del partido.

 

Por otra parte, si bien afirmó que “la responsabilidad del operativo es de la Policía de la Ciudad, donde colaboran fuerzas federales” pidió a la justicia que determine “quién le dio a los barras esas entradas”.

“Le pedimos al fiscal que avance a fondo con la investigación. Esperamos contar, y estamos seguros de que así va a ser, con la colaboración de los clubes. Tenemos que determinar quién les dio las entradas e ir a fondo contra la mafia de las barras”, sentenció.

Ocampo había asumido su cargo en diciembre de 2015, en reemplazo de Guillermo Montenegro, luego de haber sido legislador porteño por el PRO y fiscal general de la Ciudad durante la gestión de Mauricio Macri. Pero, además, es amigo de toda la vida del presidente de Boca, quien además es el padrino de su hijo. Estos lazos saltaron a la vista en el 2015 cuando tuvo a su cargo la investigación de lo ocurrido en La Bombonera la noche del gas pimienta. Fuente: Telam y La Página Millonaria