Lejos de su retórica, Trump se mostró optimista de un acuerdo con China

Lejos de su retórica, Trump se mostró optimista de un acuerdo con China

Para encontrarnos

En un giro de su discurso de confrontación, el presidente de Estados Unidos, Donadl Trump, consideró la suspensión de la guerra comercial con China como “un gran paso adelante” y se mostró optimista de un posible pacto con el gigante asiático y Rusia para poner “un freno significativo” a la carrera armamentista “incontrolable”.

“Estoy seguro de que, en algún momento del futuro, el presidente (chino) Xi Jimping y yo, junto con el presidente (Vladimir) Putin, empezaremos a hablar de un freno significativo de lo que se convirtió en una carrera armamentista enorme e incontrolable”, sostuvo Trump a través de su cuenta oficial de la red social Twitter.

“Mi reunión en Argentina con el presidente de China Xi Jimpíng fue extraordinaria. Las relaciones con China dieron un gran salto hacia adelante!”, dijo el mandatario por la red social, aunque condicionó los beneficios a la “gran potencia” asiática al cumplimiento del acuerdo.

El presidente sorprendió con la declaración, en la que lamentó que su país haya gastado este año 716 mil millones dólares en armas.

“Estamos negociando con una gran potencia, China tiene también mucho sí y solo sí se cumple el acuerdo”, dijo. “El Presidente Xi y yo tenemos una relación muy fuerte y personal. Él y yo somos las únicas dos personas que pueden lograr un cambio masivo y muy positivo, en el comercio y mucho más allá, entre nuestras dos grandes naciones”, resaltó apenas dos días después de la cumbre bilateral en la que sellaron un acuerdo para interrumpir la guerra comercial entre ambos países que implicó abultadas sanciones mutuas.

En julio pasado, Estados Unidos impuso aranceles a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares y Trump amenazó con aplicar medidas similares por otros 267.000 millones, lo que superaría el valor de las compras a China, que en 2017 alcanzaron un monto de 506.000 millones de dólares.

Como represalia, China aplicó aranceles a productos estadounidenses por más de 60.000 millones de dólares, casi la mitad de los 130.000 millones que costaron sus compras a Estados Unidos el año pasado.

El acuerdo sellado el sábado pasado, una vez finalizada la cumbre de líderes mundiales, resolvió suspender por 90 días la decisión norteamericana de aumentar de 10% a 25% los aranceles a la importación de cientos de productos chinos. Fuente: Telam